• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Sillas

Las sillas son imprescindibles en cualquier empresa y, sobre todo, en las escuelas y estancias de estudio. Te invitamos a que descubras todos nuestros modelos. Consigue los mejores precios y envío urgente 24/48 horas.

Puede que también te interese

  • Comprar pizarras: las pizarras electrónicas han supuesto una revolución en el mundo de las comunicaciones. Son ideales para entornos escolares, pues incrementan la atención del alumno y mejoran sus resultados académicos.
  • Escaleras telescópicas: este modelo de escalera se expande para llegar a sitios aún más altos.

Tipos de sillas

La silla es uno de los muebles más antiguos utilizados por el ser humano y el más popular utilizado para sentarse. Es un asiento para una sola persona y, por lo general, consta de cuatro patas.

Los materiales con los que se fabrican las sillas son increíblemente variados aunque los más empleados son madera, plástico y metales. En la fabricación y diseño de las sillas es fundamental tener en cuenta la función que van a tener y el ambiente en el que serán colocadas.

La silla constituye un mueble básico e indispensable en cualquier ambiente, ya sea de trabajo, ocio o en el hogar. Las sillas forman parte de las salas de reuniones, oficinas, recepciones, cines, teatros, cocinas, salones, baños… de todo el mundo y en gran número. Es normal encontrar en un salón, por ejemplo, diversas sillas que incluso pueden separar ambientes en la misma sala.

Dada su inmensa popularidad, los tipos de sillas son increíblemente numerosos, por lo que citaremos los tipos de sillas más utilizados:

  • Sillas de oficina. Si tuviéramos que contabilizar el número de sillas de oficinas que hay en el mundo, el total superaría varias millones. Cuanto mayor sea la cantidad de empleados en una oficina, es mayor el número de sillas de oficina que utilizarán. Sin ellas, el trabajo sería imposible. En las sillas de oficina es particularmente importante la comodidad: las sillas ergonómicas son la tendencia dominante en la actualidad para evitar problemas posturales y lesiones.
  • Sillas de escritorio. Están presentes tanto en espacios de trabajo en el hogar como en las oficinas y empresas. Los profesionales liberales y estudiantes son los que utilizan con mayor frecuencia esta clase de sillas de escritorio.
  • Sillas de comedor. Suelen ser sillas altas utilizadas de forma diaria y constituyen uno de los muebles más importantes en este tipo de espacios. Es común adquirir juegos de sillas de comedor iguales que varían en número en función de los comensales habituales y de las reuniones familiares a celebrar en dichos recintos.
  • Sillas plegables. Lo fundamental en la silla plegable es que, una vez utilizada, se pliega y deja de ocupar casi espacio. Se utilizan sobre todo en eventos, cuando es necesario sentar a un número elevado de personas.
  • Sillas de coche. Son los asientos especiales utilizados para transportar niños en el interior de los vehículos. Constituyen una medida de seguridad obligatoria y, en su fabricación y diseño, deben cumplir con las normas marcadas por la ley.
  • Sillas de cocina. Se trata de sillas de mediano o pequeño tamaño para comer en la cocina o sentarse mientras se preparan los alimentos. Las sillas de cocina son empleadas en muchos hogares para sentarse mientras los miembros de la familia toman el desayuno.
  • Sillas de diseño. Una tendencia al alza tanto en el hogar como en restauración y en establecimientos comerciales. Las sillas de diseño aportan diferenciación y estilo y no dejan al visitante indiferente. En las sillas de diseño formas y materiales se combinan para conseguir un mueble único.
  • Sillas de ordenador. Las sillas de ordenador deben proporcionar un buen apoyo lumbar y es muy recomendable que su asiento sea regulable a distintas alturas. Muchas tienen reposabrazos y ruedas.
  • Sillas blancas. Es el color clásico tanto para sillas de oficina y sillas de ordenador como para sillas de cocina e incluso de salón. Son las más fáciles de combinar con otros muebles de la casa o el trabajo. Una apuesta conservadora pero segura.
  • Sillas con ruedas. Permiten el desplazamiento del cuerpo sin esfuerzo. Además, pueden ser movidas de un espacio a otro sin ninguna complicación. La silla con ruedas se ha convertido en el tipo de silla de ordenador y silla de escritorio utilizada de forma mayoritaria en oficinas.
  • Sillas tapizadas. Tradicionalmente, las sillas tapizadas se han utilizado principalmente para el comedor o salón aunque también han tenido un amplio uso en cocinas. Las sillas tapizadas son asientos cómodos donde es muy importante elegir el tapizado apropiado para la decoración.
  • Sillas de terraza. Las sillas de terraza son muebles que tienen que soportar humedad e inclemencias del tiempo por lo que es básico que sean resistentes y duraderas. Las sillas de terraza suelen estar fabricadas en metales y acero. Las sillas de terraza de acero se encuentran entre las más resistentes.
  • Sillas infantiles. Este tipo de mueble para ser utilizado por los menores es de pequeño tamaño y patas cortas. Habitualmente están fabricadas en plástico o madera y suelen incluir reposabrazos para mayor comodidad. La resistencia es una de las cualidades más valoradas en una silla de estas características.
  • Sillas giratorias. Por lo general, es común encontrar sillas giratorias entre las sillas de ordenador o sillas de oficina. Se trata de muebles diseñados para facilitar su desplazamiento y que el propietario pueda adoptar diferentes posturas y hablar con otras personas mientras está trabajando. Las sillas son cómodas e ideales para cualquier espacio de trabajo.
  • Sillas de bar. Las sillas de bar pueden ser taburetes o sillas altas. Los taburetes no tienen respaldo y están dirigidos a ser empleados durante un corto espacio de tiempo. Con las sillas de bar los propietarios de negocios obtienen sillas que ocupan poco espacio y que favorecen la circulación de sus clientes pues, al no ser asientos cómodos, el cliente no permanece mucho tiempo en ellos y deja paso a otros comensales en un lapso corto de tiempo. Las sillas de bar tienen diseños modernos o clásicos y se fabrican en madera, plástico o metal.

Historia de la silla

Las primeras sillas de las que el hombre ha tenido conocimiento proceden de la antigua civilización egipcia: al parecer, el célebre faraón Tutankamón, allá por el siglo XIV A.C. usaba un sillón para ceremonias fabricado en madera y con incrustaciones de oro. Este sillón también tenía dibujados en él jeroglíficos y seres mitológicos. Al ser el faraón el único que disponía de silla, este mueble se convertía en representación de la autoridad y de la naturaleza divina del monarca egipcio.

Los griegos también dejaron vestigios de su utilización de sillas: el autor clásico Homero citaba en sus poesías la silla de Penélope, fabricada en marfil y plata. Pero las sillas que utilizaban algunos griegos distinguidos solían estar fabricadas en mármol e iban adornadas con esfinges.

Los romanos no podían ser menos que los griegos y en el antiguo Imperio Romano empleaban sillas de marfil que imitaban a las empleadas por los helenos. Los emperadores usaban sillas de gran tamaño, con incrustaciones de plata.

En la Edad Media la silla continuó siendo utilizada por nobles y monarcas como símbolo de poder, así como por los más altos representantes de la Iglesia. Conforme fue avanzando este período empezaron a utilizarse más las sillas en las casas familiares pero solía haber sólo una y estaba reservada para el padre de familia o para visitas distinguidas.

Hasta que no llegó el siglo XVI la silla no se convirtió en un mueble de uso popular. Empezaron a ser utilizadas sillas rectangulares con respaldos y telas bordadas. Es en esta época cuando aparecieron por primera vez las sillas de rejilla. Y era frecuente ver a reyes y nobles salir a pasear por las calles en sillas portátiles, que eran llevadas por sirvientes.

Los siglos XVII y XVIII contemplaron el auge de las sillas barrocas y recargadas, símbolo de estatus social. Cuanto más recargadas eran, mayor era el estatus del noble que la usaba.

Y con ello llegamos al siglo XIX, cuando la silla adoptó la finalidad para la que sirve actualmente: funcional por encima de ornamental. A finales del siglo XIX y principios del XX famosos artistas comenzaron a interesarse por las sillas y las convirtieron en objeto de sus obras. Con ello, la silla se convirtió también en un objeto de diseño para cuya fabricación se podían emplear todo tipo de materiales.

Esta ha sido, en un breve repaso, la evolución de uno de los muebles más populares utilizados en nuestros días, que ha conocido modas y tendencias para consolidarse como un elemento de uso práctico e irrenunciable en nuestra sociedad.

La comodidad de la silla

Si tienes pensado comprar una silla, has de tener muy en cuenta el uso que vas a hacer de ella y su comodidad. Si buscas una silla barata de oficina o de ordenador, has de tener en cuenta que se tratará de un mueble en el que estarás sentado muchas horas a lo largo de la semana, por lo que el confort se convierte en una característica fundamental.

Las sillas ergonómicas son una elección muy interesante para utilizar en la oficina. Muchas lesiones y molestias de espalda, muñecas y cuello pueden evitarse o combatirse utilizando la silla de trabajo adecuada. Estar muchas horas diarias sentado frente al ordenador puede provocar problemas de columna, síndrome de túnel carpiano o dolores en espalda y cuello. Incluso hay estudios que aseguran que 8 de cada 10 empleados que pasan 8 horas o más sentados sufren complicaciones de espalda al llegar a la barrera de los 50 años de edad.

En la actualidad, hay sillas ergonómicas en el mercado que combinan diseño y comodidad para mejorar la experiencia de trabajo. Las sillas ergonómicas suelen incluir respaldos ajustables, reposacabezas y reposabrazos también adaptables a gusto del usuario y ajustes de la altura del asiento.

Las sillas ergonómicas favorecen una correcta posición de la columna vertebral, muñecas y brazos. Este tipo de sillas ejecutivas de oficina buscan mantener la posición natural de las curvas de nuestra columna, hacer desaparecer las tensiones musculares y equilibrar el peso del cuerpo.