• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Estanterías

Almacena y coloca todo lo que quieras en las estanterías de nuestra web. Te ofrecemos buenos precios y la máxima calidad. Además, podrás beneficiarte de los portes gratis si tu pedido supera los 29€. 

Puede que también te interese

  • Pizarras de oficina: comunica con la ayuda de una pizarra y no pierdas la atención de tus oyentes. En esta web podrás adquirir una al mejor precio y, si no me crees, ¡pincha en el enlace!
  • Escaleras: llega hasta donde tu altura no te permite con una de las escaleras que encontrarás en este web. Recíbela en tan solo 24/48 horas.
  • Papeleras: completa el decorado de tu oficina con algunas de las papeleras que encontrarás en el catálogo online de esta web.
  • Sillas para trabajadores: los empleados que permanecen largas jornadas sentados frente al ordenador requieren sillas confortables y de gran calidad para prevenir lesiones en la espalda y hacer más llevaderas sus tareas.

Las estanterías son muebles básicos que no pueden faltar en ninguna casa, oficina o almacén. Sirven para almacenar o clasificar cualquier tipo de objeto, aunque tradicionalmente las más utilizadas son las estanterías para libros. En la actualidad, existen muchos tipos de estanterías con fines industriales o decorativos

Los anchos, altos y tipos de estanterías son muy variados, aunque el principal factor en el que debemos fijarnos en primer lugar al clasificar las estanterías es su finalidad: según este criterio, las estanterías pueden dividirse en industriales o decorativas.

Las estanterías industriales más baratas son las estanterías metálicas, que son utilizadas predominantemente en almacenes. Se trata de muebles con gran capacidad con una finalidad muy funcionalidad, en las que no se suele tener en cuenta la estética.

Estas estanterías industriales metálicas suelen estar fijadas al suelo y su altura es muy variable. Es común encontrar estanterías industriales por módulos hasta el techo.

Las estanterías decorativas las encontramos en los salones, comedores o dormitorios de los hogares. Suelen estar fabricadas en aglomerados para dotarlas de mayor resistencia y capacidad de carga aunque las estanterías de madera son muy apreciadas por su estética y acabados.

Las estanterías en los salones han sido utilizadas históricamente para guardar y ordenar libros. Constituyen uno de los elementos más utilizados en interiorismo y tanto la estructura como el diseño y los libros almacenados son elementos que permiten personalizar dichas estancias.

Tipos de estanterías que encontramos en el hogar

Las estanterías que es más común encontrar en los hogares son:

  • Estanterías de pared. Es la distribución habitual de las estanterías en el hogar. Las estanterías de pared permiten miles de combinaciones. Pueden ocupar toda una pared de un salón, constar de varios módulos, formar hileras continuas o discontinuas, etc.
  • Estanterías modernas. La tendencia dominante para imprimir originalidad y estilo propio a las cosas. La distribución de las estanterías puede ser aquí irregular, las formas geométricas originales y la disposición discontinua formando todo tipo de combinaciones.
  • Estanterías para el trastero. Las estanterías decorativas que hay en el hogar están habitualmente en el salón, comedor, cocina o habitaciones pero no hay que olvidar el papel fundamental que realizan para optimizar el espacio y guardar toda clase de objetos las estanterías del trastero. Estas estanterías son funcionales y, en muchas ocasiones, son estructuras metálicas semejantes a las utilizadas en almacenes.
  • Estanterías infantiles y juveniles. En esta clase de muebles suele ser muy importante el toque de color y los motivos animados. Son estanterías de colores alegres y luminosos.
  • Estanterías cromadas. Las estanterías de acero cromado son empleadas en almacenes, comercios, oficinas y hogares por su gran resistencia. Son muy prácticas y aptas para cargas no muy pesadas.
  • Estanterías con ruedas. No son habituales para grandes cargas pero pueden ser muy útiles en cargas medias y para espacios multifuncionales.
  • Estanterías sin tornillos. Se utilizan tanto en el hogar como en almacenes y oficinas. Su principal ventaja es la facilidad de montaje.
  • Estanterías de roble. Las estanterías de madera de roble son resistentes y de gran calidad. Es un material cásico en salones y comedores. Son estanterías resistentes a la humedad y a golpes.
  • Estanterías de madera maciza. Son elegantes, resistentes y clásicas. Un complemento decorativo imprescindible en salones de corte tradicional.
  • Estanterías para CDs. Una variante de la clásica estantería para libros. Suelen ser de menor tamaño y la distribución en hileras es la más común.
  • Estanterías cubos. Estanterías decorativas en cuyo interior suelen colocarse objetos de adorno o cuadros. Se emplean, sobre todo, para el salón.

Historia de las estanterías

Las primeras estanterías de la historia fueron creadas para almacenar libros. El clero y los ciudadanos más ricos fueron los primeros en guardar sus preciados libros en estanterías, en plena Edad Media.

Las primeras estanterías tenían puertas y los libros, en posición vertical, eran colocados con el extremo hacia afuera y el lomo junto a la pared.

La estantería pasó a convertirse en un mueble habitual en las casas de los más ricos pero no fue hasta el siglo XX que no se convirtió en un complemento popular y transversal a todas las clases sociales.

A mediados del siglo XX, la pareja estadounidense formada por Charles, arquitecto y diseñador, y Ray Eames ideó unas estanterías multifunción para ser producidas en serie. Estas estanterías se convertirían con el tiempo en un referente en decoración y recibieron el nombre de estanterías ESU. Las principales características que hicieron triunfar a las estanterías ESU fueron su sencillez y funcionalidad. Fabricadas en diferentes alturas y los materiales utilizados en su fabricación eran madera contrachapada con acabados en madera de nogal o abedul. Sin embargo, el éxito no les llegó pronto, cesando su producción. Años después, Herman Miller las recuperó para oficinas y hogares, logrando un éxito que al matrimonio Eames les fue negado.