• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Témperas

Las témperas se secan pronto, no son tóxicas, se pueden aplicar en casi cualquier superficie y están disponibles en una amplia variedad de tonos. ¿Quién necesita más para adqurirlas?

Puede que también te interese

  • Goma eva: completa tu kit de manualidades con goma eva y da rienda suelta a tu imaginación. Este material te permitirá lograr creaciones divertidas y muy originales.
  • Plumastop: Escribir con clase es posible. Esta web pone a tu disposición las estilográficas más demandadas por los usuarios y al mejor precio. ¡No esperes más!
  • Pegamentos escolares: ¿Cansado de reponer las barras de pegamento de tus hijos? No pagues más cuando puedes encontrarlo por menos. ¡Echa un vistazo en esta tiendahaciendo clic en el enlace!
  • Ceras: si quieres ampliar tus posibilidades creativas, puedes hacerte con un paquete de ceras en esta web. Las hay duras y blandas, profesionales y para niños…
  • Estuches de todos los tamaños: es interesante acertar con las medidas de los estuches para evitar cargar de más. Accede al siguiente enlace y consulta sus opciones y lo mejores precios.
  • Cajastop: para envíos, almacenaje, mudanzas y de decoración. ¡No te pierdas ningún modelo!

La técnica de la pintura a témpera es la técnica pictórica más antigua que ha conocido la humanidad. Ya en el período prehistórico, los hombres utilizaban las témperas para dibujar en cuevas y, en la Edad Media, se convirtió en la técnica predominante de los artistas más renombrados, sobre todo en composiciones religiosas. En la actualidad, las témperas no son patrimonio exclusivo de los artistas sino que han evolucionado hasta convertirse en una herramienta habitual para que los niños desarrollen su creatividad.

Hoy en día, las témperas constituyen un material de aprendizaje esencial en los colegios. Las témperas para niños no son tóxicas y son muy fáciles de utilizar. La témpera está compuesta por pigmentos químicos emulsionados con un aglutinante. Al mezclar estos pigmentos con el agua se obtienen los diferentes tonos de colores y el espesor deseado.

Las técnicas de dibujo usadas con témpera también reciben el nombre de pintura gouache pues gouache es el término francés empleado para la témpera. El agua es importante en la pintura de témpera pero conviene no excederse pues, con diluir el pincel en una pequeña cantidad ya se obtienen texturas lo suficientemente cremosas y cubrientes.

La témpera permite ser empleada sobre una gran variedad de materiales, no mancha y pueden utilizarse numerosas técnicas para crear las composiciones. Las manualidades con temperas de colores representan una actividad muy divertida, didáctica y adictiva para los niños. Les ayuda a desarrollar su destreza manual, creatividad y a familiarizarse con los colores y texturas. Los niños de mayor edad pueden utilizar pinceles para acuarela para realizar sus dibujos. Pintar con témperas no es complicado, una vez que se ha logrado algo de práctica y ofrece innumerables posibilidades creativas.

Hay muchas técnicas que pueden ser usadas con la témpera pero las más comunes son:

  • Técnica del degradado. Es una de las técnicas más sencillas y es utilizada con frecuencia por quienes se están iniciando en el material. Consiste en conseguir los diferentes tonos diluyendo la intensidad de la pintura con agua.
  • Técnica del salpicado. Lo habitual es emplear un cepillo de dientes, salpicando gotas de pintura sobre el lienzo para obtener el efecto deseado.
  • Técnica del soplado. Hay que colocar unas gotas de témpera rebajada con agua sobre el lienzo o papel y soplar, con la ayuda de un tubo.
  • Témpera al huevo. Utilizada por muchos artistas en la Edad Media, aunque sus orígenes se remontan al Imperio Bizantino. Aquí se mezclan los pigmentos con agua y con pequeñas cantidades de yema de huevo, con propiedades naturales adhesivas.

Ventajas de pintar con témpera

  • La pintura se seca en pocos minutos;
  • La témpera escolar no es tóxica y es muy segura;
  • Se puede aplicar casi en cualquier soporte, como papel, madera o cartón;
  • Permite aplicar una inmensa variedad de colores, unos sobre otros;
  • Los dibujos de temperas pueden realizarse en cualquier formato: mediano, pequeño o grande;
  • Sus tonalidades son ricas e intensas;
  • Admite gran variedad de técnicas y es ideal para la espontaneidad y creatividad libre.

Dónde comprar témperas o acuarelas

Si quieres comprar a tus hijos acuarelas o témperas de colores para iniciarles en un fascinante mundo de manualidades, te recomendamos visitar nuestra página web. En nuestra tienda online encontrarás témpera escolar de gran calidad y a muy buen precio.

En nuestra web tienes témperas Jovi a un precio incomparable, recomendadas para niños a partir de 3 años. También podrás adquirir tempera Giotto lista para el uso, muy rica en pigmentos y con una fórmula muy lavable.

Otras témperas escolares entre las que podrás elegir en nuestra web son el kit témpera La Pajarita, de colores luminosos y muy cubrientes o la témpera superlavable Alpino, entre otras témperas de colores.

Orígenes de la pintura a témpera

Los primeros vestigios de la pintura a témpera que conoce la Humanidad datan de alrededor del 15.000 A.C., en pleno período paleolítico. Los hombres prehistóricos reflejaban en sus cuevas con témperas motivos de la vida cotidiana, en colores rojo, marrón y negro.

Como elemento cultural, decorando palacios, mausoleos e iglesias, las témperas empezaron a emplearse alrededor del 3.100 A.C. Los primeros” frescos”, clase de pintura a la témpera que se caracteriza por realizarse cuando el lienzo todavía está húmedo, se crearon en el Imperio Romano. Unos siglos más tarde, en el período bizantino, las témperas profesionales alcanzaron gran popularidad, ampliándose de forma destacada la gama de colores usada.

Pero la gran eclosión de la pintura gouache se conoció en la Edad Media, cuando artistas sobresalientes la utilizaron para realizar algunas de sus obras más célebres. Es el caso de Miguel Ángel, que pintó el techo de la Capilla Sixtina utilizando témperas y la técnica del fresco o Leonardo Da Vinci, que empleó una caja de témperas para dejarnos una de las pinturas más universales, “La última cena”.