• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Sobres grandes

Los sobres grandes son ideales para enviar regalos, cartas de dimensiones poco habituales, documentos de tamaño considerable o transportar materiales no muy comunes (complementos de ropa, joyas, dispositivos electrónicos)

Formatos de sobres grandes 

Impresos de gran tamaño, calendarios, carteles, documentos, complementos textiles… son algunos de los elementos que pueden introducirse en sobres grandes. Las medidas de los sobres grandes son muy variables pero se trata, en general, de sobres que pueden contener hojas o documentos de formato mayor que un A3.

El tamaño de documentos más frecuente que puede encontrarse en los sobres grandes es A2. Las medidas de los sobres grandes para hojas A2 son  458 x 648 mm (C2). La serie C se utiliza para clasificar los tamaños de sobres y se basa en la norma internacional ISO 269. El área de las hojas de la serie C es la media geométrica de las áreas de la serie A y de la serie B del mismo número. Esto implica que un sobre C4 es ligeramente mayor que A4, y B4 ligeramente mayor que C4. De este modo, una carta escrita en papel A4 se ajusta dentro de un sobre C4, y un papel C4 se ajusta dentro de un sobre B4.

Los formatos de sobres grandes comprenden desde el C0 hasta el C3, midiendo cada uno:

El formato C0 es el más grande y mide 917 x 1297 mm;

El formato C1 mide 648 x 917 mm;

El formato C2 mide 458 x 648 mm;

El formato C3 mide 324 x 458 mm.

En la correspondencia, los sobres grandes siempre van a entrar en la categoría de envíos no normalizados. Los envíos no normalizados son aquellos cuyas medidas son superiores a 120 x 135 mm o su peso superior a 20 gramos, independientemente de sus medidas.

Tipos de sobres grandes

En la correspondencia interna de empresas es muy corriente utilizar sobres grandes. Los sobres de correspondencia interna ayudan a optimizar los recursos de la empresa, ahorrando costes.

Entre la variedad de sobres grandes, los sobres grandes de regalo son los más utilizados: son sobres transportados generalmente por compañías privadas de transporte y pueden incluir todo tipo de presentes, por lo que sus medidas son extremadamente amplias.

Los sobres grandes para cartas  se utilizan para enviar correspondencia no ordinaria: documentos mercantiles,  documentos de compraventa, herencias, impuestos… pueden englobarse en esta categoría pues son, con frecuencia, documentos voluminosos impresos en formatos muy poco manejables.

En lo que concierne al material con el que son fabricados, el principal es el papel pero también existen sobres grandes de cartulina. Dichos sobres son los elegidos por los aficionados a las manualidades para elaborar sobres grandes personalizados, sobres grandes decorados de forma original para invitaciones o regalos.

Los sobres grandes acolchados  se emplean para transportar objetos delicados: objetos frágiles que podrían romperse o dañarse con facilidad si no contaran con una protección extra.

Los sobres grandes de colores son habitualmente utilizados tanto para invitaciones como para acompañar los regalos. Los vivos colores que transmiten emociones positivas son la tendencia en alza.

El origen del correo

El correo tiene unos orígenes muy antiguos y se corresponde con la primigenia necesidad de comunicarse de todos los seres humanos y de todas las civilizaciones que nos han precedido.

En siglos pasados, las cartas no eran nada manejables por lo que era mucho más común el transporte de sobres grandes que contenían voluminosos documentos.

En España, los romanos fueron los inventores del correo como lo conocemos actualmente. El correo era transportado mediante el cursus publicus, el servicio de correo público creado por el emperador Augusto. Este servicio recorría toda la geografía ibérica a través de una compleja red de caminos. Los responsables de portar este primitivo correo llevaban mensajes para el ejército o para los políticos romanos y algunos de los contenidos que llevaban eran realmente voluminosos.

En la Edad Media, cuando empezaron a utilizarse los primeros sobres grandes, cada reino de España contaba con su sistema propio de correo. Incluso la Iglesia, comerciantes y nobles tenían sus propios mensajeros, lo que podía ser bastante confuso. La llegada de los Reyes Católicos supuso el final de esta división, pues comenzaron a unificar los reinos y, con ellos, el sistema postal.

Durante esta época, la familia Tassis se convirtió en la depositaria de todo el servicio postal no sólo en España sino también en Europa. El noble Francisco de Tassis fue nombrado en 1501 por Felipe el Hermoso Correo Mayor de los Países Bajos y Borgoña. Con él el correo se modernizó y se crearon muchas rutas nuevas. A la muerte de Francisco de Tassis le sucedió su sobrino en el cargo, con lo que la responsabilidad del Correo siguió recayendo en la misma familia durante muchos años.

 Otra fecha significativa para el desarrollo del servicio postal en España fue el 8 de julio de 1716. Juan Tomás de Goyeneche fue nombrado administrador General de las Estafetas por parte de Felipe V,  convirtiéndose el servicio de Correos en responsabilidad del Estado.

El siglo XIX, con la inclusión generalizada de sobres, y en particular de sobres grandes, en el correo postal, conoció muchos hitos clave para el Correo, como el reparto postal diario, la incorporación de mujeres o la instalación de los primeros buzones en domicilios.

Otros productos para completar tu pedido...