• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Sacapuntas eléctrico

Los sacapuntas eléctricos tienen numerosas ventajas que aconsejan su utilización si tenemos que afilar lápices de forma frecuente: no requieren esfuerzo físico, son limpios y proporcionan afilados limpios y perfectos

¿Cómo funciona un sacapuntas eléctrico?

El sacapuntas eléctrico tiene un motor que es el responsable de hacer girar las cuchillas que afilan los lapiceros. Es muy fácil de manejar pues sólo hay que introducir el lápiz en el orificio y retirarlo cuando ya está afilado. Además, los afiladores automáticos se detienen de forma instantánea cuando el lápiz ya tiene la punta en las perfectas condiciones.

Arquitectos, dibujantes, escritores… prefieren los sacapuntas eléctricos sobre los manuales pues el lápiz es uno de sus principales instrumentos de trabajo, por lo que lo utilizan y desgastan frecuentemente y necesitan tenerlo perfectamente afilado para facilitar su tarea.

En la actualidad hay sacapuntas eléctricos de muchos tamaños y modelos para todo tipo de necesidades. Los materiales más habituales con los que están fabricados estos afiladores eléctricos son plástico o metal.

Los sacapuntas eléctricos se conectan, habitualmente, mediante un cable USB o enchufe y también hay modelos que destacan por su portabilidad pues funcionan con pilas.

Tanto en los sacapuntas eléctricos como en el resto de afiladores la cuchilla es un elemento fundamental: es el elemento que se desgasta más y también en el que debe cuidarse más la calidad.

Compra online afilalápices eléctricos al mejor precio

Si quieres comprar un sacapuntas eléctrico de la mejor calidad nuestra tienda online es el lugar indicado para encontrarlo. Los sacapuntas eléctricos más eficaces y del mejor precio están a la venta aquí. Vendemos afiladores de lápices eléctricos de las mejores marcas como Milan, Faber-Castell o Maped.

Si buscas el sacapuntas eléctrico más resistente, tenemos al afilalápices eléctrico Power Sharp de Milan, disponible en dos modelos, para lápices normales o maxi. Este afilador tiene una cuchilla de acero al carbono afilada y duradera. Su tacto es de goma y vale tanto para lápices de grafito como de color. Su tapa frontal es extraíble, para vaciar fácilmente el depósito de virutas. Este afilador se vende en un blíster que incluye pilas. Sus dimensiones son de 7x 6,5 cm. Se trata de un sacapuntas ideal para oficinas.

Si quieres comprar un sacapuntas automático de sobremesa, te recomendamos el afilalápices de sobremesa de la marca Carl. Se trata de un sacapuntas con manivela en color negro con alimentador automático. Su sujeción a la mesa se realiza mediante una palomilla metálica. Tiene una entrada para lápices de hasta 8 mm y sus dimensiones son de 9,7 x 6,8 x 10,5 cm.

Otro modelo de sacapuntas automático de escritorio muy eficaz y multifuncional es el sacapuntas de escritorio Helix de la marca Maped. Tiene un orificio, es un sacapuntas metálico e incluye 5 opciones de afilado. Está especialmente indicado para estudiantes, profesores, diseñadores y ejecutivos.

En lo que respecta a los sacapuntas eléctricos de plástico, un modelo de gran calidad es el Trio Grip de Faber-Castell. Tiene dos depósitos y es apto para todo tipo de lápices, tanto de color como de grafito, finos y gruesos o de cualquier forma (redondos, hexagonales, triangulares…) Su diseño es muy atractivo y es un sacapuntas eléctrico muy práctico. La mina está protegida contra la rotura al utilizar el dispositivo y cuenta con tres aperturas, según necesites dibujar, escribir o pintar. Un sacapuntas casi perfecto para cualquier necesidad. Faber-Castell es una de las mejores marcas del mercado en sacapuntas.

¿Por qué nos gustan los sacapuntas?

Los sacapuntas, ya sean eléctricos o manuales, son para muchos ciudadanos, tanto adultos como niños, su herramienta de trabajo preferida. Para algunos niños el sacapuntas manual es su aliado preferido en la escuela porque es extremadamente simple de manejar, permite sacar punta a sus lápices favoritos, es pequeño y fácil de manejar.

Para otros es el sacapuntas de sobremesa eléctrico es su favorito porque, además de su eficacia y facilidad de uso, imprime elegancia y orden a su lugar de trabajo, ya se encuentre éste en una oficina, estudio de diseño o en la propia casa. Además, el sacapuntas de sobremesa es un elemento compacto que siempre está a mano y que prolonga la vida de todos los lapiceros.

Para un tercer grupo sus sacapuntas favoritos son los automáticos que, de forma inteligente, afilan los lápices sin necesidad de hacer ningún esfuerzo. Este grupo de personas necesitan emplear los sacapuntas con muchísima frecuencia y necesitan de un instrumento rápido de usar y multifuncional.

Y un último grupo conserva un amor por los sacapuntas originado en la época escolar… estas personas asocian el color, diseño y presencia de los sacapuntas a una infancia feliz y creativa, en la que los afiladores eran parte integrante de un conjunto de herramientas que le permitía hacer volar su imaginación casi sin límites. Los sacapuntas, además, tenían en ocasiones atractivas formas de animales o colores muy vivos que les hacían aún más amigables.