• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Bolsas Autocierre

Las bolsas con autocierre son fáciles de abrir y cerrar y permiten transportar o envasar gran variedad de productos de forma hermética y segura. Las más comunes son las bolsas de plástico con cierre zip.

Origen de la bolsa con cierre

La primera bolsa con autocierre zip fue comercializada en 1968 por la empresa internacional estadounidense Dow Chemical aunque el inventor original que patentó este sistema fue Robert W. Vergobbi, en 1954.

El objetivo al desarrollar este invento fue conseguir un método de almacenaje y conservación seguro y económico que, además, fuera reutilizable. Pronto estas bolsas de cierre hermético empezaron a ser empleadas para almacenar alimentos, aplicación que siguen teniendo en la actualidad.

Las bolsas con autocierre incorporan como principales ventajas el hermetismo y la protección de los artículos que guardan o transportan. Las bolsas de cierre zipper son fáciles de abrir y cerrar, proceso que no implica ninguna dificultad ni requiere de un esfuerzo especial, tienen muy buenas capacidades de conservación, en especial para alimentos, son perfectas para guardar objetos de pequeño tamaño, económicas y son reutilizables.

Las bolsas con cierre zip son utilizadas en las economías domésticas pero también tienen numerosas aplicaciones en comercios, industrias, alimentación o mecánica, incluso pueden actuar como bolsas para regalos, aunque para estas ocasiones siempre recomendamos nuestras bolsas de papel kraft, haz clic en el enlace y descúbrelas. 

Aplicaciones prácticas de las bolsas con autocierre

Las bolsas con autocierre pequeñas son muy útiles como bolsa de congelación. Su cierre hermético permite almacenar en el congelador diferentes tipos de alimentos.

Las bolsas con cierre zip también son empleadas asiduamente para llevar la comida al trabajo.

Clasificar y organizar objetos también es otra función que cumple perfectamente esta clase de bolsas herméticas. En las mudanzas, pueden guardarse para el transporte pequeños objetos en ellas.

Las bolsas de autocierre para avión se han vuelto, por otra parte, indispensables para volar. Según la normativa internacional de seguridad, es imprescindible transportar la mayor parte de los líquidos en estas bolsas transparentes, dentro del equipaje de mano. La legislación establece las dimensiones y volúmenes exactos de los líquidos que se pueden transportar.

Para guardar la ropa.  Llega el cambio de estación y tenemos que reemplazar la ropa de invierno por la de verano o viceversa. Una forma económica de proteger las prendas de vestir es con bolsas grandes de plástico herméticas. Dichas bolsas con cierre zip también sirven para guardar sábanas y evitar que se manchen o sufran algún tipo de deterioro.

Para golpes.  Un remedio tradicional al sufrir un chichón o un golpe es aplicar hielo sobre la hinchazón. La bolsa con autocierre es perfecta para contener el hielo y aplicar sobre la zona accidentada.