• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Papel Charol

El brillo, consistencia y acabado del papel charol lo convierten en un aliado preferente de muchas manualidades. El papel charol de colores no puede faltar entre el material escolar del estudiante que se inicia en los trabajos manuales.

Propiedades del papel charol

La palabra “charol” significa “materia que barniza” y en los tiempos posteriores a su descubrimiento se hizo muy popular aplicado a zapatos y otras superficies de cuero. Los zapatos de charol eran complementos de un acabado muy lustroso, con la apariencia de ser prácticamente nuevos. El inventor estadounidense Seth Boyden fue el primero en fabricar de forma industrial el charol, en 1819. Este charol se pegaba sobre la superficie del cuerpo en el que se aplicaba y ni se dañaba ni agrietaba.

La principal característica del papel charol es su aspecto brillante y es un material muy valorado para realizar una gran variedad de manualidades. En el papel charol de colores, es muy habitual que una de las caras sea de colores y la otra blanca.

El efecto brillante de este tipo de papel se debe a la capa de barniz que le recubre.

El gramaje del papel charol es más grueso que el de otros tipos de papel, siendo el de 65 gramos un grosor bastante común.

En lo que respecta al precio del papel charol, es un material económico, lo que permite su utilización por toda clase de estudiantes y amantes de las manualidades.

Papel charol para collage

El papel charol dorado y de colores como azul o rojo es muy apreciado para elaborar muchos collages.  Bosques con materiales reciclados, puntos de libro, collage de muñecos de nieve con algodón, animales de collage… son manualidades típicas con papel charol.

El collage es una técnica artística que consiste en combinar fragmentos de diferentes materiales para obtener una obra unitaria y compacta, que comunica un mensaje claro. La palabra “collage” procede del idioma francés. El objetivo del artista al hacer un collage es, por lo general, lograr una obra original y atractiva.

El papel charol de colores empleado en el collage puede pegarse sobre un lienzo o una tabla. Entre los contenidos más habituales de un collage está recortes periodísticos, fotografías, figuras recortadas en papel charol y objetos cotidianos, con el papel como elemento común y aglutinador.

La popularización del collage se remonta a principios del siglo XX y entre sus primeros practicantes se encuentran artistas legendarios como Pablo Picasso o Georges Braque. Corrientes vanguardistas del siglo XX como el Cubismo, el Surrealismo o el Dadaísmo emplearon con profusión el collage como medio de expresión artística.

A los niños les encantan estas manualidades con papel charol, pues disfrutan recortando y pegando elementos muy diferentes para dar como resultado una imagen única y global.  El collage con papel charol es un vehículo perfecto para que los niños den rienda suelta a su imaginación, expresando con total libertad su faceta más creativa.

Un collage se puede elaborar empleando únicamente papel charol de diferentes colores o de un mismo color, utilizando distintas texturas o formas. Pueden pegarse o graparse o incluso coserlos al lienzo o tablón.

Los papeles empleados en un collage pueden arrugarse, mojarse, decorarse con lápices… y otros elementos que se añaden habitualmente al papel charol son papeles de periódicos, folletos o carteles.

Para pegar el papel charol en un collage lo más recomendable es emplear cola blanca.

Un collage con papel charol para niños mayores de tres años

Entre las manualidades con papel charol para niños que se hacen en la escuela, realizar un collage a base de pellizcos es una tarea muy didáctica y divertida.

Para hacer este tipo de collage, sólo se necesita una lámina extraída de un bloc de dibujo, papel charol de colores (azul, rojo, dorado, rosa…) y pegamento.

Los niños tienen que cortar pellizcos de tamaño similar de papel charol, hacer trocitos de todas las combinaciones de colores posibles e ir pegando dichos trozos poco a poco en función del dibujo a obtener.

Con este trabajo el niño consigue un dibujo original y colorido con papel charol, cuya complejidad será mayor según aumente su edad.

Para pegar mejor los trocitos, los profesores suelen recomendar cogerlos con unas pinzas de depilar. Además, de esta forma los niños se manchan menos.

Por otra parte, cuanto más diminutos sean los trocitos, el dibujo será más vistoso y colorido.

Otra recomendación general para collages con papel charol más complejos es empezar trabajando sobre el lienzo, papel o tablón con los elementos que estén más al fondo, más lejos y dejando los que estén más cerca para el final.

Por último, otra manualidad muy fácil de hacer y que es perfecta para los niños son las cajas de cartón forradas con collage de papel charol. En estas cajas los menores pueden guardar pequeños juguetes, sellos, cromos…  El papel charol en la caja se puede pegar formando dibujos o agrupando trozos de papel charol del mismo color. Se trata de una manualidad de papel charol que es, además, perfecta, para enseñar a los niños el valor de reciclar.