• Envío Gratisen pedidos +29€
  • Pagos Seguroscertificado SSL
  • Devolucionessin problemas
  • Primeras Marcas100% garantizado
PRODUCTO AÑADIDO AL CARRITO CORRECTAMENTE

Papel Corrugado

El papel corrugado es empleado en la protección de numerosos productos. Su forma ondulada y su grosor ofrecen amortiguación y resistencia ante agresiones exteriores. El papel corrugado es también resistente al apilamiento y respetuoso con el medioambiente.

Principales características del papel corrugado

La ondulación es una de las características principales del cartón corrugado. Las ondas, de diferente grosor y tamaño, son las que dan forma al papel corrugado y le confieren  propiedades de resistencia y amortiguación ante posibles impactos.

El papel corrugado tiene grandes propiedades como embalaje protector de infinidad de productos, por lo que es utilizado tanto en el transporte como en el envío de muchas mercancías, que abarcan todos los sectores de producción.

El papel corrugado está formado por hojas lisas que una o varias capas de ondulados mantienen equidistantes, logrando un efecto multiplicador de soporte de carga.

El papel corrugado se suele vender en forma de rollo, estando disponible en variados tamaños y gramajes.

Ventajas del uso del papel corrugado

  • Es un material muy resistente y rígido;
  • Protege perfectamente el contenido en el que es envuelto, evitando daños durante el transporte;
  • Contribuye a optimizar el espacio de almacenamiento;
  • Es de peso ligero, por lo que es fácil de manipular;
  • El precio del papel corrugado es económico;
  • Es respetuoso con el medioambiente, pues es reciclable;
  • Es resistente tanto al apilamiento como al aplastamiento;
  • Hay también papel corrugado de colores para elegir.

Tipos de papel corrugado

Papel microcorrugado. Es un material utilizado en la fabricación y protección de envases. Se caracteriza por ondas más pequeñas de lo normal, logrando un aspecto visual más atractivo y reduciendo su peso. Además, otros beneficios del uso del papel microcorrugado incluyen su gran duración, optimización aún mayor del espacio que el papel corrugado normal, permite impresiones en calidad fotográfica, es reciclable y también es apto para impresiones en offset.

El papel microcorrugado se utiliza en envases para productos cosméticos y farmacéuticos, envases para alimentos y envases para regalos y publicidad.

Papel corrugado brillante. Este tipo de papel ondulado es perfecto para dotar a las manualidades de un aspecto único y atractivo. El papel corrugado brillante también es empleado para envolver regalos.

Papel corrugado de colores.  Es también un papel para manualidades, perfecto para decorar adornos de celebraciones especiales como cumpleaños y fechas clave como Navidad, Carnavales o Halloween. Los colores a la venta son muy variados y predominan los tonos intensos de rojos, azules, amarillos, verdes, naranjas o rosas.

Papel corrugado estampado.  Otra clase de papel ondulado que es ideal para muchos tipos de manualidades, a las que confiere gran resistencia y durabilidad.

Historia del papel corrugado

El papel corrugado fue patentado por primera vez en Inglaterra en 1856. Los inicios del papel ondulado tuvieron que ver con el mundo de la moda pues su primera aplicación fue para cubrir sombreros de copa, cuellos y puños plisados y los pliegues de las faldas de las damas de la más alta burguesía.

Los primeros equipos empleados para ondular papel eran muy parecidos a los usados en aquella época para planchar cortinas, encajes y puños de camisas.  En 1866, el estadounidense Samuel Cabell patentó una lavadora para lino, que estaba compuesta por un par de rodillos y unos tubos perforados de latón que se calentaban con varillas calientes y se ponían en marcha con una manivela. Esta máquina se convertiría en la productora del primer papel corrugado.

Y en 1871, al norteamericano Albert Jones, que se dedicaba a la fabricación y venta de perfumes, para evitar que sus frascos siguieran rompiéndose al envolverlos en tela, se le ocurrió envolverlos en papel. Inspirado en la moda victoriana, corrugó el papel para proporcionarle volumen y amortiguación a los golpes.

Sólo tres años después, otro estadounidense, Oliver Long, mejoró el invento de Albert Jones adhiriendo el papel ondulado a varias láminas de papel planas, que son las que confieren en la actualidad la estructura al papel corrugado y que denominamos “liners”.

Poco después, el recién inventado papel empezaría a producirse industrialmente gracias a George Smyth, otro pionero, que en este caso inventó la primera máquina industrial para fabricar papel corrugado.  El desarrollo industrial en Estados Unidos fue un caldo de cultivo ideal para avanzar en el desarrollo y producción tanto del papel como del cartón corrugado. Empresarios atrevidos supieron ver en el papel y el cartón ondulado un material con múltiples aplicaciones futuras, cada vez más sencillo de producir y muy rentable económicamente.

Poco después varios empresarios adquirieron varias patentes de papel corrugado y cartón corrugado para fabricarlo en serie y empezar a popularizarlo en las décadas siguientes.

Ya en el siglo XX, nacería una evolución del original papel corrugado, la caja de cartón de solapas, que hoy en idea es la forma de embalaje más universal que existe en todo el mundo.